Norwegian skiing team 1 Rectangle.jpg

Un pequeño fallo y se ha acabado todo.

El equipo nacional noruego de esquí no se deslizaría con tanta facilidad si no fuera por esta gente.

La mayoría de nosotros no hemos visto una competición de esquí a no ser en la tele y, desde la comodidad del sofá, parece que no les cuesta ningún esfuerzo deslizarse por la nieve. Sin embargo, el motivo por el que pueden ir tan rápido se debe a los héroes anónimos del equipo de esquí, los enceradores.
 
Beitostolen (Noruega). Este es Knut Nystad, encerador jefe de esquí. Su equipo trabaja duro en su tráiler acondicionado: están preparando el campeonato del mundo de febrero de 2015. Hay que probar todo: el agarre, el deslizamiento y qué productos químicos funcionan mejor juntos.
 
Expectativas altas
 
Su equipo comienza los preparativos con tiempo. Hay que realizar numerosas pruebas.
 
“Trabajan en un entorno muy difícil, viajando todo el rato, muchas horas de trabajo y un nivel de exigencia muy alto en cuanto al rendimiento”, comenta Knut.
 
Continúa: “Se espera que los esquiadores noruegos dominen las competiciones y lleven medallas de oro a casa. Si esto no ocurre, como en Sochi, uno de los primeros factores que se cuestiona son los esquís”.
 
Los mejores resultados precisan de equipos especializados
 
Algunos enceradores son responsables directos de los esquiadores. Se encargan de la recogida de esquís, así como de la realización de pruebas y el encerado antes de las competiciones. El encargado de agarre es el responsable de encontrar los productos adecuados, tales como ceras básicas, nuevas mezclas, métodos o coberturas que garanticen que el esquí se agarre cuando sea necesario. Pero también tienen que deslizarse, y esa es la responsabilidad del encargado de deslizamiento. Es un trabajo de envergadura, por eso, el encargado de deslizamiento tiene un asistente para buscar los mejores métodos, deslizadores, polvos y mezclas.
 
El equipo depende en gran medida de encontrar buenos socios y materiales para poder obtener los mejores resultados. La preparación y limpieza de unos doscientos esquís varias veces en el transcurso de la temporada implica la generación de muchos residuos si careces de la mejor solución. El trabajo se lleva a cabo con mucha eficacia gracias al uso de paños de limpieza sin pelusas, paños húmedos y toallas de papel en dispensadores colocados en las estaciones de trabajo. Sin olvidar que así se evita el uso de productos químicos y se favorece un entorno laboral saludable, incluso en los períodos de mayor estrés.
 
Bien, volviendo a Nystad: su función es organizar al equipo para garantizar que disponga de las mejores condiciones para desempeñar su labor con éxito.
 
Sea cual sea el resultado, todos ganan o pierden.
 
El tráiler de encerado de esquís de la Federación Noruega de Esquí está equipado con numerosos productos de Tork, incluidas las toallitas húmedas. Dado que el tráiler de encerado carece de su propio suministro de agua, los enceradores utilizan las toallitas húmedas Tork para lavarse y limpiarse las manos, lo que facilita su trabajo. 

El trabajo se lleva a cabo con mucha eficacia gracias al uso de paños de limpieza sin pelusas, paños húmedos y toallas de papel en dispensadores colocados en las estaciones de trabajo de los enceradores.

Knut Nystad

Encerador jefe del equipo de esquí de fondo de Noruega