Sparkling Hills Resort 2 Rectangle.jpg

Sparkling Hill Resort

El Sparkling Hill Resort, escarbado en granito sobre el lago Okanagan, en la Columbia Británica, es uno de los destinos de bienestar más espectaculares del mundo.

El complejo, propiedad de Gernot-Langes Swarovski de la famosa familia de cristales austríaca, es un ejemplo de diseño con su uso espectacular de 10 millones de dólares en elementos de cristal Swarovski. Los más de 3700 metros cuadrados de salas de spa y 152 lujosas habitaciones (incluidos tres áticos suites de más de 110 metros cuadrados) ofrecen unas vistas realmente imponentes. Sin embargo, la visión de Sparkling Hill va más allá de ser un gusto para la vista.
 
Junto con la tendencia en Norteamérica por el bienestar de todo el cuerpo, el complejo tiene como objetivo revitalizar completamente a sus huéspedes, en cuerpo y mente; pero crear una experiencia holística del máximo nivel requiere mucho más que programar sesiones de spa, o mantener las habitaciones bonitas.
 
A partir de una selección de más de 100 opciones de tratamiento disponibles, hay un plan personal exclusivo diseñado para cada huésped, que a menudo cubre una estancia de toda una semana, como mínimo. Cada visita comienza creando una base de confianza y confort: “Toda una semana con nosotros servirá para cambiar la relación huésped-empleado. Pasan a formar parte de nuestra familia. El huésped llega a conocer al personal y nosotros conocemos su historia sobre qué les trajo al Sparkling Hill, sobre su familia y sobre sus planes de futuro”, comenta Jana Gohl, directora de Operaciones de Sparkling Hill Resort.
 
Una visita a un hotel de lujo va acompañada de grandes expectativas, de las cuales el nivel de servicio es el factor más importante para la mayoría. Sin embargo, hay una enorme cantidad de detalles que influyen en la experiencia: la limpieza general, la calidad y la presentación de la comida, la calidad de los servicios (como el material y el número de hilos de las toallas, e incluso el tacto del papel higiénico), así como el estado general y el mantenimiento del hotel. Es por ese motivo por el que Sparkling Hill Resorts utiliza numerosos productos de Tork, y las toallas de mano entreplegadas extrasuaves Tork Xpress® son uno de esos productos que le viene a la mente a Jana Gohl.
 
Una experiencia de lujo precisa calidad en todos los sentidos, y en Sparkling Hill no hay excusas; un compromiso absoluto por proporcionar a cada invitado aquello que necesite para sentirse en casa. Es este deseo de hacer que cada visitante sienta que se le está cuidando lo que impulsa la inspiración para prever y cumplir con una petición incluso antes de que se formule, o antes incluso de que un huésped tenga idea de lo que puede que quiera. Es un compromiso para tratar a sus huéspedes como la familia que son.

Toda una semana con nosotros servirá para cambiar la relación huésped-empleado. Pasan a formar parte de nuestra familia. El huésped llega a conocer al personal y nosotros conocemos su historia sobre qué les trajo al Sparkling Hill, sobre su familia y sobre sus planes de futuro.

Jana Gohl

Directora de Operaciones de Sparkling Hill Resort