Stressful_situation_patient_urgent_healthcare_Tork_original.jpg

5 de mayo: Día Mundial de la Higiene de Manos

Esta fecha nos recuerda que la higiene de manos es importante todos y cada uno de los días.

Es especialmente importante en entornos sanitarios donde la higiene de manos reduce el riesgo de que los pacientes contraigan infecciones o que sufran una septicemia.
 
Este año, el lema global del Día Mundial de la Higiene de Manos es “Está en sus manos – prevenir la septicemia en la atención sanitaria”, elegido por la Organización Privada para la Seguridad de los Pacientes y la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
Como parte del Día Mundial de la Higiene de Manos, hemos diseñado una sencilla campaña de acción en tres pasos, cuyo objetivo es ayudar a los profesionales sanitarios a reducir el riesgo de infección y septicemia entre los pacientes.
 
Piense en la higiene. Actúe para prevenir. Cuide de sus pacientes. O, simplemente: Piense. Actúe. Cuide.
 
 Nurse_holding_patient_hands_Tork.jpg

Prevención de la septicemia

La septicemia, que a menudo es conocida por la expresión incorrecta “intoxicación de la sangre”, es en realidad una disfunción de los órganos potencialmente mortal causada por la respuesta deficiente del enfermo a una infección.1 En otras palabras, la septicemia es una complicación de una infección ya existente.
 
Cada año, la septicemia causa unos seis millones de muertes en todo el mundo. Es la causa de principal de muerte por infección y es más frecuente que los ataques al corazón. De hecho, la septicemia es un factor presente en una de cada tres muertes hospitalarias.2,3,4
     
Por tanto, la prevención es fundamental para evitar la septicemia y mitigar sus devastadoras consecuencias. Puede utilizar estos cuatro fundamentos como base para prevenir la septicemia entre sus pacientes:
 
Cuidados preventivos
Como la septicemia es la respuesta del organismo a una infección, el primer paso es garantizar que el paciente no contraiga ninguna. Esto se puede conseguir mediante unos cuidados preventivos minuciosos, como un tratamiento adecuado de cualquier afección cutánea y podológica, así como colchones para aliviar la presión y vacunas.
 
Tratamiento de infecciones
Si aun así el paciente contrajera una infección, es necesario controlarla y tratarla cuidadosamente. Familiarícese con las directrices locales en materia de uso de antibióticos y sígalas en todo momento para evitar que el paciente llegue a un estado crítico.
 
Higiene de manos
La higiene de manos desempeña un papel fundamental en la prevención del contagio microbiano de profesionales sanitarios a pacientes. Al seguir los “5 momentos” de la OMS [hipervínculo] en materia de higiene de manos, usted también puede cambiar las cosas y seguir hábitos higiénicos en los momentos más necesarios.
 
Cuidado de heridas
El cuidado de heridas adecuado [insertar hipervínculo al sitio web local de BSN] también es crucial a la hora de evitar una septicemia, ya que cualquier rasguño en la piel puede provocar la entrada de bacterias en el organismo y causar una infección. Busque siempre signos de infección en las heridas y asegúrese de que se limpian adecuadamente cada vez que se cambien las vendas. 
 
Moisturising_hands_healthcare_Tork.jpg

Piense. Actúe. Cuide.

“Piense. Actúe. Cuide.” es un método rápido de higiene diaria que ha sido diseñado para ayudarlo a prevenir la septicemia en el entorno sanitario. El objetivo es ayudar a implantar medidas consistentes y rigurosas que ayuden a evitar infecciones y casos de septicemia entre los pacientes a su cuidado.
 
Piense: antes de comenzar con su rutina habitual, asegúrese de tomarse un momento para recordar las directrices preventivas de higiene, como los “5 momentos” de la OMS [hipervínculo] para lavarse las manos y las políticas de su centro en materia de cuidado posoperatorio de heridas o uso de antibióticos.
 
Actúe: tome los pasos necesarios para garantizar que se siguen las normas de higiene para reducir el riesgo de infección y septicemia, como por ejemplo limpiarse las manos con productos desinfectantes antes y después de visitar a un paciente, controlar estrechamente las heridas en busca de signos de infección o comprobar el historial de vacunas.
 
Cuide: tras la intervención correspondiente, vuelva a cuidar de sus pacientes en un entorno seguro.
Bibliografía:

1 de cada 10

pacientes de todo el mundo sufrirán al menos una infección asociada a la asistencia sanitaria (IAAS)*

Del 5 % al 13 %

Tasa anual de aumento de la septicemia en países desarrollados en la última década**